Yo no sé qué soñaba de pequeña, pero en el colegio me motivé por la química así que fui por ello, estudiando Química en la Universidad del Valle (Colombia). Sin embargo, en la universidad estuve más en física que en química y resulté trabajando en el desarrollo de materiales compuestos con propiedades magneto-eléctricas. Estando aún en la carrera tuve la oportunidad de trabajar 5 meses en el Instituto de Ciencias Weismman (Israel), fabricando electrodos moleculares  y midiendo sus propiedades electrónicas. Ya en mi máster, regresé a la química, estudiando las propiedades fisicoquímicas de materiales carbonosos; para luego, cruzar el charco e iniciarme en el maravilloso mundo de la luz, en un grupo de fotoquímica en la universidad Complutense de Madrid, en el desarrollo de microsensores ópticos. Finalmente, en estos ires y venires de la física y la química, paré en el ICMM donde estoy haciendo el doctorado, desarrollando materiales híbridos aplicables en el campo de la fotónica, principalmente empleando materiales carbonosos como plantilla.

Se han cerrado los comentarios