Tag Archives: NANOCOSMOS

La máquina Stardust en el diario El Mundo

El_Mundo

El pasado seis de enero se publicaba en el diario El Mundo un reportaje centrado en la máquina Stardust del proyecto NANOCOSMOS, una herramienta que se está desarrollando en los laboratorios del Instituto de Ciencia de Materiales de Madrid (ICMM-CSIC). Con esta máquina se intentarán reproducir los procesos de formación y crecimiento de los granos de polvo en las envolturas de estrellas evolucionadas. El reportaje ha sido elaborado por la periodista Teresa Guerrero y en él han participado miembros del equipo de la máquina Stardust y dos de los tres investigadores principales del proyecto, José Cernicharo y José Ángel Martín Gago, ambos del ICMM.

Pueden leer el artículo en este enlace:
La máquina española que fabrica polvo de estrella

Facebooktwittergoogle_plus

La astrofísica de laboratorio se reúne en Madrid

ECLA2016 "Gas on the rocks" (European Conference on Laboratory Astrophysics)

Durante la semana del 21 al 25 de noviembre, Madrid acoge la segunda Conferencia Europea de Astrofísica de Laboratorio ECLA2016, un encuentro que pretende impulsar y mejorar la comunicación y colaboración entre los expertos de las distintas áreas que confluyen en este campo experimental y teórico de la astrofísica.

A lo largo de la última década, las iniciativas de investigación europeas desarrolladas en el campo de la astrofísica de laboratorio han experimentado una impresionante mejora en su capacidad para abordar problemas astrofísicos, proporcionando información esencial sobre los procesos físicos y químicos que dan lugar a la complejidad química en el espacio y que, en última instancia, dan como resultado la formación de estrellas y planetas.

Estas actividades han surgido tras la interpretación de observaciones astronómicas obtenidas con los telescopios e interferómetros disponibles actualmente. La riqueza de los datos obtenidos con herramientas tanto espaciales como basadas en tierra es tal que la ciencia requiere de nuevas metodologías para el modelado astrofísico [1]. Esto, sin duda, conducirá a nuevos retos para la astrofísica de laboratorio.

Con el fin de preparar el terreno de cara a esos nuevos retos, se organiza la conferencia ECLA2016 “Gas on the rocks” (European Conference on Laboratory Astrophysics) [2], donde se pretende abordar el estado actual de la astrofísica de laboratorio en el contexto de estos nuevos datos astrofísicos. La intención es impulsar y mejorar la comunicación y colaboración entre los expertos de las distintas áreas que confluyen en este campo de estudio: astrofísicos, físicos y (geo) químicos, entre otros.

En esta edición se tratarán temas como la formación y evolución de cometas, asteroides, meteoritos y la nebulosa primitiva del Sistema Solar; los discos protoplanetarios y la formación de planetas; las superficies y las atmósferas de planetas, lunas y exoplanetas; las firmas del medio interestelar en evolución; la interfaz gas-hielo y la complejidad molecular en las nubes densas; las huellas químicas de la formación estelar; la formación del polvo en las últimas etapas de la evolución estelar; y el procesamiento de la materia a altas energías en supernovas y choques.

Por otro lado, se abordarán temas relacionados con teoría y modelización, espectroscopía, (geo) química analítica, reactividad, nanociencia y química cuántica de los distintos componentes de la materia (gas, plasma, hidrocarburos policíclicos aromáticos, hielos, polvo, superficies sólidas, etc.).

ECLA2016 ha sido organizada por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) con el apoyo del Consejo Europeo de Investigación (ERC) y el Ministerio de Economía y Competitividad (MINECO) y los proyectos NANOCOSMOS y ASTROMOL.

Acto inaugural

El lunes 21, a las 10:30, tendrá lugar un acto inaugural al que asistirán Emilio Lora-Tamayo, presidente del CSIC; Federico Soria, director del Instituto de Ciencia de Materiales de Madrid del CSIC; Christine Joblin, directora de investigación del CNRS (Francia) y co-presidenta del comité científico organizador del congreso; Isabel Tanarro, investigadora del Instituto de Estructura de la Materia del CSIC y presidenta del comité organizador local; y José Cernicharo, profesor de investigación del Instituto de Ciencia de Materiales de Madrid del CSIC y presidente del comité científico organizador.

Notas:

[1] Principalmente, las herramientas utilizadas son ALMA (Atacama Large Millimetre/submillimetre Array), instalaciones espaciales como Herschel, Spitzer o Rosetta, y otras instalaciones basadas en tierra como VLTI, NOEMA, etc. En el futuro se espera que el telescopio espacial JWST y el telescopio E-ELT ofrezcan grandes posibilidades a este campo de la astrofísica.

[2] El primer ECLA (European Conference on Laboratory Astrophysics) tuvo lugar en París en el año 2011 (ECLA2011).

Más información y enlaces:

Hashtag del encuentro: #ECLA2016

Contacto para prensa:
Natalia Ruiz Zelmanovitch
nzelman@icmm.csic.es

Facebooktwittergoogle_plus

Primera imagen en alta resolución del borde de la nube molecular de Orión

Nota de prensa del CSIC

– Un equipo liderado por el CSIC delimita la morfología y la actividad que ocurre en el borde de la nube de Orión
– Los astrofísicos observan Orión para estudiar el proceso de nacimiento y evolución de las estrellas supermasivas

Un estudio internacional liderado por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha obtenido la primera imagen en alta resolución del borde de la nube molecular de Orión, la región de formación de estrellas masivas más cercana al Sistema Solar. Esta imagen permite estudiar la morfología y actividad que tiene lugar en la zona. Los resultados se publican en la revista Nature Letters.

La nebulosa de Orión es la región de formación de estrellas masivas más cercana. Los astrofísicos la observan para estudiar el proceso de nacimiento y evolución de este tipo de estrellas, que, en el caso del cúmulo del Trapecio, llegan a ser hasta 30 veces más masivas y 200.000 veces más luminosas que el Sol. Orión está tan cerca que los investigadores no solo pueden tomar imágenes de la región de formación estelar en su conjunto, sino que también estudian detalles concretos de una zona en particular.

Combinando imágenes del borde de la nube de Orión, obtenidas por interferometría con el observatorio ALMA, y utilizando observaciones previas con el telescopio Very Large Telescope en el rango visible, un equipo de investigadores, liderado por Javier Goicoechea, del Grupo de Astrofísica Molecular del Instituto de Ciencia de Materiales de Madrid, ha conseguido delimitar y estudiar con precisión la morfología y la actividad que ocurre en el borde iluminado de la nube (el interfaz donde sucede la transición entre el gas molecular frío y el gas atómico, ionizado y muy caliente).

El investigador Javier Goicoechea explica que: “Hasta ahora teníamos una visión muy estática de lo que ocurre con el gas molecular en esa zona de transición debido a la poca precisión de los instrumentos. Eso ha cambiado radicalmente con ALMA. Los datos obtenidos permiten lograr imágenes con una sensibilidad exquisita, y con una precisión de menos de un segundo de arco (más o menos el tamaño del Sistema Solar a la distancia de Orión). Prácticamente estamos “fotografiando” la piel de Orión”.

“Las imágenes proporcionadas por ALMA revelan que el borde de la nube molecular está formado por pequeñas estructuras filamentarias y rugosidades con patrones periódicos”, detalla el investigador. “El intenso campo de radiación ultravioleta provoca que las capas más externas de la nube molecular se compriman y aumenten su densidad (dando lugar a esos filamentos y grumos). De forma simultánea, el borde de la nube se calienta y se evapora debido a la diferencia de presiones con el medio que la rodea”, añade.

Reservorios de estrellas

“El espacio entre las estrellas, el medio interestelar, está compuesto de gigantescas nubes de gas molecular y pequeños granos de polvo. Además de ser uno de los componentes más fascinantes de la galaxia, las “nubes moleculares” son el reservorio de material para formar nuevas estrellas. Debido a su bajas temperaturas (entre 0 y -250 grados centígrados), la emisión del gas molecular puede detectarse en el rango milimétrico (fotones con energías intermedias entre el infrarrojo y las radioondas)”, explica Goicoechea.

Dentro del contexto de los mecanismos capaces de inducir y regular la formación de estrellas, los investigadores se preguntan si el descubrimiento de grumos y filamentos densos formados por la compresión del borde irradiado de la nube, podrían ser las “semillas” para la formación de una nueva generación de estrellas.

La masa de los grumos detectados con ALMA en Orión es todavía muy pequeña comparada con la que se necesitaría para que la gravedad impulse su colapso y de lugar a protoestrellas. Pero ¿podrían estos grumos unirse en el futuro y dar lugar a condensaciones más masivas?, se pregunta Goicoechea. Nuevas observaciones y modelos ayudarán a entender si estos mecanismos que ocurren en la piel de Orión podrían ser, en definitiva, un mecanismo inductor de formación estelar.

Este trabajo ha sido desarrollado en el marco del proyecto Synergy NANOCOSMOS, financiado por el Consejo Europeo de Investigación (European Research Council).

Pie de la imagen principal:

Imagen “multicolor” de la nebulosa y nube molecular de Orión. En rojo se muestra la emisión del gas molecular, en verde el gas atómico (ionizado por la radiación ultravioleta procedente de las estrellas del Trapecio), y en azul el interfaz entre el gas ionizado y el gas neutro. El zoom muestra la región observada de la Barra de Orión con el observatorio ALMA.

Más información:

Los autores son Javier R. Goicoechea, Jérôme Pety, Sara Cuadrado, José Cernicharo, Edwige Chapillon, Asunción Fuente, Maryvonne Gerin, Christine Joblin, Nuria Marcelino & Paolo Pilleri. Compression and ablation of the photo-irradiated molecular cloud the Orion Bar. Nature Letters. Doi: 10.1038/nature18957

Facebooktwittergoogle_plus

La piel de Orión (reloaded)

Artículo publicado en Naukas el 10 de diciembre de 2015

La nebulosa de Orión vista por el Hubble. Créditos: NASA, ESA, M. Robberto (STScI/ESA) et al.
La nebulosa de Orión vista por el Hubble. Créditos: NASA, ESA, M. Robberto (STScI/ESA) et al.

Orión es la región de formación de estrellas masivas más cercana y brillante, una “guardería estelar” que se ha convertido en nuestro laboratorio de experimentación astrofísico. Está tan cerca que podemos tomar imágenes de la región entera y, a la vez, estudiar detalles de la misma. En este artículo nos centraremos en cómo influye la radiación ultravioleta procedente de las estrellas en las nubes interestelares de gas y polvo que las rodean.

Las nubes interestelares son zonas del espacio “entre las estrellas” formadas por gas y polvo, regiones monstruosamente más grandes que las nubes del cielo en las que, en algunos grumos “elegidos” por la gravedad, la materia puede condensarse y colapsar hasta formar estrellas. En concreto, la gran nube de de Orión es una región tremendamente activa del cielo. Dentro de la misma destaca el Cúmulo del Trapecio, un grupo de estrellas masivas y muy energéticas rodeadas de gases que pueden verse desde tierra incluso con pequeños telescopios ópticos amateur. Continue reading La piel de Orión (reloaded)

Facebooktwittergoogle_plus

EWASS entrevista a José Cernicharo

José Cernicharo es el investigador principal de Astromol y uno de los tres investigadores principales del proyecto Nanocosmos. La semana pasada Astromol estuvo representada en la European Week of Astronomy and Space Sciences (EWASS 2015) con varias charlas impartidas por algunos de sus miembros. En concreo, José Cernicharo habló de las estrellas AGB (estrellas de la rama asintótica de las gigantes) y del proyecto Nanocosmos. En esta entrevista resumen brevemente la charla.

Facebooktwittergoogle_plus

Un programa de astrofísica molecular, premiado como mejor proyecto hispanofrancés por la SEA y la SF2A

Imagen compuesta utilizando la emisión en el rango milimétrico de 12CO (azul), 13CO (verde), and C18O (rojo) de la nube molecular conocida como Orión B. La famosa nebulosa de la Cabeza de Caballo emerge en la parte superior de la imagen. El tamaño angular de la imagen es de un grado cuadrado y fue tomada utilizando el radiotelescopio de 30m de IRAM (Pico Veleta) por el equipo hispanofrancés. Crédito: J. Pety.
Nube molecular Orión B. Crédito: J. Pety.

Por segundo año consecutivo, un proyecto en el que está implicado ASTROMOL, obtiene este galardón que premia la colaboración científica en proyectos franceses y españoles y que otorgan conjuntamente la Sociedad Francesa de Astronomía y Astrofísica (SF2A) y la Sociedad Española de Astronomía (SEA).

El proyecto “Fotoquímica interestelar en la Cabeza de Caballo y en la Barra de Orión: pasado, presente y futuro”, liderado por Javier R. Goicoechea y Jerome Pety, ha sido galardonado con el premio al mejor proyecto conjunto de colaboración franco-española en Astronomía de 2015, otorgado por la Sociedad Francesa de Astronomía y Astrofísica (SF2A) y la Sociedad Española de Astronomía (SEA). Se trata del tercer premio de este tipo que otorgan ambas sociedades. Continue reading Un programa de astrofísica molecular, premiado como mejor proyecto hispanofrancés por la SEA y la SF2A

Facebooktwittergoogle_plus
Foto de grupo de la "Astrochemistry's Cool". Créditos: UIMP-Cuenca

Un balance de la “Astrochemistry’s Cool”

Algunas conclusiones sobre la escuela de astroquímica celebrada el pasado mes de septiembre en Cuenca

En los años 70 empiezan a detectarse las primeras moléculas en el espacio. Surge entonces la semilla de una nueva disciplina, la astroquímica, que ha debido ir uniendo el esfuerzo de astrofísicos, químicos y expertos en espectroscopía y en precisos trabajos de laboratorio. España lidera ahora un importante proyecto europeo, NANOCOSMOS, tras una trayectoria llena de esfuerzos y de importantes descubrimientos.

Tal y como afirma José Cernicharo, codirector de la escuela “Astrochemistry’s Cool” y responsable del Grupo de Astrofísica del Instituto de Ciencia de Materiales de Madrid (ICMM-CSIC), “Para interpretar las observaciones, los astrofísicos necesitan a los químicos. Aunque tengamos datos magníficos de los mejores instrumentos, sin el trabajo de laboratorio no podemos explotar al máximo la información que obtenemos”.

De ahí la organización de una escuela como esta, una iniciativa innovadora puesta en marcha por el programa “Consolider Ingenio 2010 ASTROMOL – Astrofísica Molecular: la era de Herschel y ALMA” y la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), con el claro objetivo de sacar lo mejor de todos los campos implicados. Aunque en España se han desarrollado importantes congresos de astrofísica molecular, tanto nacionales como internacionales, no se habían organizado antes escuelas de estas características.

La “Astrochemistry’s Cool”, celebrada en Cuenca del 14 al 18 de septiembre de 2014, ha contado con 14 profesores y 32 alumnos y ha ofrecido, no sólo seminarios por parte de expertos en los diferentes campos de investigación, sino que también se han llevado a cabo talleres en los que un tutor ha planteado un ejercicio y el equipo, formado por tres químicos y tres astrofísicos, ha debido resolver una serie de pruebas y presentar los resultados.

Para Asunción Fuente, codirectora de la escuela e investigadora del Observatorio Astronómico Nacional (OAN-IGN), “Se trata de estrechar la relación entre químicos y astrofísicos, de que esas sinergias, que ya existían antes y han dado lugar a interesantes colaboraciones, cobren ahora más fuerza”.

Para Cernicharo, “Gracias a una continua colaboración y a un esfuerzo conjunto hemos ido explicando muy poco a poco procesos que, dado que cada vez tenemos más información, descubrimos que son muy complejos”.

A ello ha ayudado la puesta en marcha, a nivel nacional, de una colaboración efectiva y planificada en astroquímica a través del programa ASTROMOL, Consolider-Ingenio “Astrofísica Molecular: la era de Herschel y ALMA”, que se inició en el año 2009. A eso debemos sumar la reciente concesión de un importante proyecto Synergy europeo, NANOCOSMOS, cuya intención es desvelar los orígenes de los granos de polvo en envolturas estelares. En relación a este proyecto, José Cernicharo afirma que “Debemos ser conscientes de la importancia de haber obtenido este programa, este espaldarazo nos permitirá formar a más especialistas en este campo y obtener un importante retorno a toda la inversión llevada a cabo por España en proyectos como, por ejemplo, el interferómetro ALMA”.

“Sabemos muy poco, lo que nos falta por aprender es mucho, y se nos pueden estar pasando aspectos muy importantes de la evolución química del universo: todo lo ligado a las zonas de  formación de planetas en las que las condiciones iniciales, físicas y químicas, tienen un papel importantísimo en la posible aparición posterior de una química, prebiótica o biótica, que dé lugar a procesos como los que tienen lugar en la Tierra”, concluye Cernicharo.

Precisamente, para cerrar este encuentro, Ricardo Amils, catedrático de microbiología de la Universidad Autónoma de Madrid e investigador del Centro de Astrobiología (INTA-CSIC), ofrecía un seminario sobre “El origen de la vida” en el que ha dado el enfoque biológico a todo el trabajo que mueve a la astroquímica: saber cómo surge la vida.

La opinión de los alumnos

Carlos Cabezas es químico, investigador en el grupo de espectroscopía molecular de la Universidad de Valladolid. “Al principio no sabía muy bien lo que iba a sacar en claro pero, para los que venimos de la parte experimental y de laboratorio, ha sido muy útil para ayudarnos a comprender mejor cómo se trabaja en astronomía. Tenemos trabajos en común desde hace cuatro o cinco años y, tras esta escuela, hemos conseguido ponernos en su lugar: utilizamos un lenguaje diferente y ahora sabemos qué podemos pedir. Es algo muy enriquecedor”.

Por su parte, Mireya Etxaluze es astrofísica e investigadora en el Grupo de Astrofísica Molecular desde el Instituto de Ciencia de Materiales de Madrid (ICMM-CSIC). “Ha sido una interesante puesta en común. La química de laboratorio me ha resultado muy interesante: ver cómo distintos grupos trabajan con un mismo objetivo, pero con herramientas totalmente distintas es muy revelador. Nosotros, los astrofísicos, no podemos jugar en el laboratorio, nos limitamos a lo que se ve, nos limita la instrumentación. A medida que mejoren, tanto la instrumentación como los laboratorios, podremos hacer que la astroquímica crezca”.  

 

Más información:
Sala de prensa de la “Astrochemistry’s Cool”
– Programa en pdf. de la “Astrochemistry’s Cool”
Página de la UIMP
– Página web del Consolider Ingenio 2010 ASTROMOL

ASTROMOL en redes sociales:
ASTROMOL en facebook
Twitter de ASTROMOL: @ASTROMOL_
ASTROMOL en Google +
Hashtag de la escuela en twitter: #AstroCool

Facebooktwittergoogle_plus

“Los extremos se tocan: cuando el mundo nano encuentra el cosmos”

Orión, una de las zonas de formación estelar más cercana a la Tierra. Créditos: ESA

Artículo de José Ángel Martín Gago en el diario El Mundo sobre los misterios de lo pequeño y el proyecto NANOCOSMOS, en la vanguardia de la astroquímica

“El cosmos, y en particular las zonas alrededor de las estrellas moribundas, son una inmensa factoría de moléculas y de diversidad química. El mecanismo que permite la formación de esta gran variedad es, a día de hoy, desconocido, pues los datos provenientes de observaciones astronómicas son muy escasos y de difícil interpretación (…) Sin embargo, en los laboratorios y centros de investigación reales se trabaja para desvelar los enigmas de los extremos [entre lo nano y el cosmos] y que la sociedad adquiera el poder más importante: el de conocer mejor el universo en el que vivimos…”.

Artículo completo: “Los extremos se tocan: cuando el mundo nano encuentra el cosmos”

Facebooktwittergoogle_plus

Charla sobre Nanocosmos

jose_cernicharo_140520sEl pasado 20 de mayo, José Cernicharo, coordinador de ASTROMOL, ofrecía un seminario en el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) para hablar de NANOCOSMOS, un proyecto financiado con una Synergy Grant del Consejo Europeo de Investigación (ERC, European Research Council) y dotado con 15 millones de euros durante un período de seis años.

El objetivo de NANOCOSMOS es intentar resolver algunos de los misterios relativos a cómo se forman las nanopartículas que constituyen los granos de polvo interestelar que, posteriormente, formarán planetas rocosos como la Tierra, y cuáles son los procesos fundamentales que dan lugar a la complejidad química tanto en nuestro planeta como en el espacio. Para alcanzar estos objetivos, NANOCOSMOS reproducirá en el laboratorio los procesos físicos y químicos que ocurren en el espacio.

Enlace a vídeo del seminario (en español):
“Nanocosmos : An experimental and observational approach to the study of dust formation in evolved stars”.

 

Facebooktwittergoogle_plus